PREVENCIÓN

La mejor forma de prevenir las enfermedades periodontales es mantener una correcta higiene oral, para controlar los niveles de placa bacteriana, pero en personas predispuestas, a pesar de una correcta higiene oral, puede tender a producirse la enfermedad. La higiene oral se debe acompañar de revisiones periódicas al dentista o periodoncista para que se pueda realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad en caso de que se presente.

El objetivo de las medidas de higiene oral es reducir la cantidad de placa bacteriana. La placa bacteriana es una nociva capa de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes. Estas bacterias producen ácidos que atacan y debilitan el esmalte dental, provocando la aparición de caries. Además la presencia de placa bacteriana en la proximidad de las encías provoca su inflamación y posteriormente la destrucción progresiva del hueso y los demás tejidos que sujetan los dientes.

Para controlar la placa bacteriana en la boca, disponemos de dos tipos de métodos:

  • MÉTODOS MECÁNICOS: Incluyen el cepillo manual normal y el hilo dental o los cepillos interdentales.
  • MÉTODOS QUÍMICOS: Mediante colutorios para enjuague, dentífricos o geles, sprays,…, pueden aplicarse productos antisépticos para ayudar a los métodos mecánicos a controlar las bacterias de la placa.

La higiene oral adecuada debe llevarse a cabo después de cada comida. Además, es necesario realizar revisiones periódicas con su dentista o periodoncista para que verifique la situación de salud y para que se tomen medidas en el caso de que ésta no se mantenga, dado que la detección precoz de los problemas periodontales simplifica su tratamiento.

¿Cómo debo cepillarme los dientes? (PDF)

¿Cómo debo utilizar el hilo dental? (PDF)