PERIODONCIA

La periodoncia es la especialidad de la odontología dedicada a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades que afectan a las encías y a los demás tejidos que soportan los dientes.

Estas enfermedades se conocen como enfermedades periodontales y las más frecuentes son la gingivitis y la periodontitis, esta última comúnmente conocida como “piorrea”. En nuestro país, de la población mayor de 35 años sólo un 15% tiene las encías sanas, frente a un 60% que tiene gingivitis y un 25% que sufre periodontitis.

PREGUNTAS FRECUENTES:

¿Qué son las enfermedades periodontales?

Las enfermedades periodontales son aquellas que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que rodean y soportan los dientes. Son enfermedades de causa infecciosa, y afectan a un elevado porcentaje de la población. Son causadas por bacterias que viven en la boca y que tienden a adherirse a la superficie de los dientes formando la placa bacteriana.

Si no eliminamos eficazmente esta placa bacteriana por medio del cepillado, las bacterias invaden el surco que separa la encía del diente provocando la inflamación de las encías y posteriormente la destrucción del hueso que sujeta los dientes. Esta destrucción ocurre casi siempre de forma indolora y si no se trata a tiempo puede provocar la pérdida de los dientes.

 

Enfermedades periodontales.
  • La GINGIVITIS es una inflamación de la encía como consecuencia del acúmulo de placa bacteriana. Es una situación reversible puesto que las encías se desinflaman al eliminar los acúmulos de placa bacteriana, pero se volverán a inflamar si no se aplican medidas de higiene oral estrictas y eficaces. En la gingivitis no se produce pérdida de hueso.

  • La PERIODONTITIS es una situación más grave porque implica la pérdida de una cantidad variable del hueso que sujeta los dientes. El riesgo de perder los dientes es proporcional a la cantidad de hueso perdida.

En la inmensa mayoría de los casos se trata de una enfermedad crónica, por lo que una vez tratada y controlada es necesario hacer revisiones periódicas para evitar su reactivación.

Se ha demostrado una susceptibilidad genética a sufrir estas enfermedades, y se han descrito varios factores que influyen en su aparición y desarrollo: tabaco, estrés, diabetes y otras enfermedades, embarazo, diversos fármacos, …

También se ha demostrado que la enfermedad periodontal puede agravar otras enfermedades como la diabetes y las patologías cardiovasculares, así como provocar complicaciones del embarazo.

Signos y síntomas de las enfermedades periodontales.

Muchas personas no son conscientes de que sus encías están enfermas, debido a que estas enfermedades no suelen doler.  Es importante tener claro que si las encías están sanas no sangran. Que las encías no duelan o no sangren no implica necesariamente que estén sanas. En los pacientes fumadores, el tabaco reduce mucho el sangrado enmascarando la enfermedad o haciéndola menos evidente.

Estos son los signos y síntomas más comunes de las enfermedades periodontales:

  • Encías enrojecidas y/o inflamadas
  • Sangrado de encías
  • Mal haliento
  • Mal sabor de boca
  • Molestias en las encías
  • Retracción de las encías
  • Sensación de dientes largos
  • Movilidad de los dientes
  • Sensibilidad dental al frío

Ante la aparición de uno o varios de ellos se debe acudir a un periodoncista.

Tratamiento

Una vez completado el diagnóstico mediante una adecuada exploración clínica y radiográfica, la enfermedad puede curarse con un meticuloso tratamiento periodontal. Es imprescindible realizar una desinfección mecánica, es decir, eliminar los depósitos de sarro y placa bacteriana, lo cual se hace en la clínica, con instrumentos manuales y ultrasónicos. El empleo de enjuagues y antibióticos no es efectivo si no se realiza antes esa desinfección mecánica.

En la inmensa mayoría de los casos se trata de una enfermedad crónica, por lo que una vez tratada y controlada es necesario hacer revisiones periódicas para evitar su reactivación (aproximadamente cada 6 meses). Este programa de revisiones periódicas se conoce como MANTENIMIENTO PERIODONTAL, y se diseña de forma individualizada para cada paciente. Sin el mantenimiento periodontal la curación conseguida con el tratamiento dura poco tiempo, ocurriendo inevitablemente la recidiva o reactivación de la enfermedad.

Lo que hay que saber acerca de la periodontitis.
  • No es un proceso natural de envejecimiento, es una enfermedad y tiene tratamiento.
  • Por tener periodontitis no es cierto que la pérdida de los dientes sea inevitable.
  • Un tratamiento a tiempo siempre es más sencillo, más predecible y menos costoso.
  • Se puede curar pero es improbable que se pueda recuperar el hueso perdido, por lo que es muy importante detectarla cuanto antes.
  • Los enjuagues bucales y las pastas de dientes no son suficientes para controlar la periodontitis, ni tampoco el cepillado meticuloso, el uso de un irrigador ni el empleo de antibióticos.
  • Puede ser contagiosa a personas susceptibles y tiene una base genética hereditaria.
  • Una vez completado el tratamiento es imprescindible realizar visitas de revisión y mantenimiento. Cuando no se hace este seguimiento la enfermedad se reactiva, el deterioro de los tejidos que sujetan el diente progresa y las posibilidades de perder dientes aumentan.

Si desea conocer más información sobre las enfermedades periodontales puede consultar el siguiente documento publicado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración. En él encontrará respuestas a 50 interesantes preguntas acerca de las enfermedades de la encía, así como de su relación con la salud general.

PDF: Hablemos de tu encía. Respuesta a 50 preguntas sobre tu encía. Editado por la Unidad de Difusión de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración.

No dude en contactar con nosotros para cualquier consulta, estaremos encantados de recibirle en nuestra clínica. 

¿Qué ocurre si se pierde un diente?

La pérdida de un diente o una muela acarrea secuelas funcionales y estéticas. La eficacia masticatoria se reduce, se sobrecargan las demás piezas, los dientes vecinos y antagonistas se desplazan hacia el hueco libre malposicionándose, ocurren alteraciones fonéticas, puede observarse la ausencia de esa pieza en la sonrisa, etc.

Es importante reponer las piezas perdidas para evitar estas secuelas, no solo por motivos estéticos. En la mayor parte de los casos la manera ideal de reponer una pieza perdida es mediante el uso de implantes dentales.